Entre ella y yo

Recuerdo claramente cuando cumplí 6 años.
Mis papás estaban en pleno divorcio y yo pasé a tomar el rol de hermana-madre que quería proteger a su hermana menor. Supongo que mi mente de niña pensó que cómo le llevaba unos años de diferencia era más ¨madura¨ e iba poder protegerla de que algo la lastime. Así como yo, mis papás pensaron lo mismo y el cuidado psicológico hacia Stella fue tomado más en cuenta que el mío. Lo cual a mi criterio, fue la cuna de mi mayor miedo, el sentir que nadie me ama y que no soy importante.

En mi adolescencia, pasé por muchos miedos, miedo a la soledad, miedo a que me traicionen, miedo a ser fea, miedo a la desaprobación, etc. y siempre que me encontraba sentada frente a un psicólogo o a mi diario, llegaba a la misma sensación. Había una raíz a todos estos miedos la cual hacía que me canse de tanto divagar dentro y trataba de distraerme de lo que dolía con el mundo exterior.

Así fue como me pasé muchos años de mi vida, cansándome de mí misma y consumiéndome de frustración. Hasta que una mala relación amorosa me condujo a descubrir el profundo miedo a sentirme no amada y no importante. Yo daba mucho por él, entonces esperaba mucho a cambio. En mi lógica humana, él tenía que amarme por todo lo que yo hacía y por ende, tenía que importarle ya que era yo la que siempre lo ayudaba a salir de sus problemas, conmigo él era una mejor persona, o eso quería creer. Me di cuenta que buscaba constantemente el amor y la importancia que mis papás no me dieron a los 6 años, desde ahí me metía en relaciones tanto amorosas como amistosas que solo me ponían en un plano donde yo daba más de mí para que la otra persona tenga un motivo para amarme, cuidarme y nunca dejarme.

Hasta que una tarde bajo el cielo oscuro de Copenhague, me di cuenta que lo único que yo estaba haciendo era usarlo como obra de caridad para ocultar mis miedos y no tener que pasar por ataques de ansiedad o de pánico como los había tenido en el pasado. Supongo que este es un miedo muy común. Es de humanos sentirse solo y desarrollar miedo al amor, o al no amor, como sea que el vocabulario humano quiera llamarlo.

Hoy por hoy, soy más consciente de la existencia del miedo. Para hacer el trabajo más fácil este miedo vive en forma de cucaracha dentro de mi mente y trabajó en ella día a día, trato de contemplarla, amarla y no dejarme enganchar por su forma manipuladora de dominarme. Quiero creer que estoy haciendo un buen trabajo y que va llegar el día donde ya no tendrá el poder de controlar mi mente. La meta es vivir con ella en amor y no en constante guerra.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s